domingo, 2 de diciembre de 2007

¿CARNE O PESCADO?

Para estas fechas en todas las organizaciones ya se empieza a percibir el ambiente prenavideño que llegara a su colofón con la celebración de la correspondiente cena navideña corporativa, como tiene que ser.

Por lo tanto, con este título tan culinario, ya habréis podido adivinar de que voy a tratar en la siguientes líneas; espero no abriros demasiado el apetito.

Me voy a centrar en la organización de este acto tan arraigado en la cultura española en las últimas décadas.

En todas las organizaciones surgen las mismas preguntas a la hora de tener que organizar esta reunión corporativa: ¿Quién organiza la cena? ¿Dónde cenar? ¿Qué menú elegir? ¿Fecha para el evento?

Os puedo asegurar que a nadie le apetece organizar la cena, sobre todo, cuando ya se comienza a ser un grupo numeroso de personas.

Se van pasando el "gordo navideño" de tener que organizar la cena navideña de empresa de departamento en departamento haciéndose los despistados, y muchas veces argumentando para eludir dicho "trabajito" el tener tal trabajo que es imposible dedicarle tiempo a ello.

Lo más civilizado sería turnarse de año en año para organizarlo cada vez una persona o departamento. A mi, a titulo personal, me ha tocado este privilegio en más de una ocasión y puedo asegurar que se genera mucho stress, a parte de tener que adquirir dosis extras de paciencia. Está claro que todo aquello que decidas, siempre tendrá detractores... contentar a todo el mundo es tan difícil...

Lo más controvertido, es sondear entre el personal de la empresa en qué restaurante realizar el evento, una vez que ya sabemos con el presupuesto que se cuenta. Siempre que uno pregunta a todo el mundo le da igual, eso si cuando ya has cerrado un sitio que se ajuste al presupuesto, surgen personas con comentarios contradictorios que llegan...¡TARDE...! Se siente.

No creáis que se acaba con esto, después toca elegir menú, cuando solo hay uno es lo mejor, porque el horror llega cuando te envían 5 ó 6 que se ajustan al presupuesto, porque comienzas a mirar y a pensar qué será lo que más le guste a todo el mundo, a parte está el hambre que te entra de ojear esos menús con platos tan apetitosos y sugerentes, que luego, aquella imagen que tenías en la cabeza, para nada se ajusta a la realidad, pero, eso es otra cosa. Aunque lo mejor sería no preguntar, ya que esto nos puede dar problemas, porque el consenso unitario es misión imposible. Pero hay que hacerlo. Además, algo que es importante es, saber de antemano, si hay algún vegetariano o alguien que tenga algún tipo de alergia... que siempre los hay.

Lo peor es cuando antes de la cena se tiene que elegir entre carne o pescado, porque insisto, tienes que perseguir, agobiar, incluso amenazar a compañeros para que te digan su elección, luego están los que cambien cuatro veces de opción (haciéndote dudar si apuntaste la correcta). Por ultimo están los que te indican que les da igual, pues al que lo organiza todavía le importa menos, lo único que quieres es que elija ALGO!!!!, porque la pregunta no es tan complicada. ¿Y la carne no puede ser a la plancha? ¿qué guarnición lleva? E innumerables más... (¿Os suena todo esto?)

El tema de la fecha es otro GRAN PROBLEMA. Como en dos fines de semana se hacen todas la cenas navideñas de empresa, encontrar un sitio que te organice la cena para ese viernes o sábado es bastante complicado. Y claro, ¿¿¿¿quién no tiene una despedida de soltero/a ese mismo viernes????

Lo más difícil está ya hecho... Falta convocar a todo el personal de la empresa y pedir confirmación de los que finalmente van a decidir acudir a la misma. Anda que no hay que perseguir a la gente...

Luego están las típicas preguntas de todo tipo con las que uno posteriormente se ríe mucho, aunque en un principio, le crean a uno desesperación, sin embargo es parte de la organización de este evento lúdico. ¿Quién se apuntó? ¿Cómo van a estar organizadas las mesas? ¿Puedo llevar a mi novio/a? etc. Anda que...

Después de la cena está la "pachanga" en la cual ves a muchos compañeros en actitudes MUY diferentes a las que te demuestran en su día a día profesional. Vamos, que más de uno preferiría que no se recordase el espectáculo que dio en la cena... No pasa nada, es parte de la gracia y le puede pasar a cualquiera, al fin y al cabo, hay que divertirse. ¡Cómo nos cambia el alcohol...!

A los que os haya tocado preparar la cena este año, mucha paciencia y pensar que en el 2008 no os debería tocar el "marrón" otra vez. Ante todo tened claro que es imposible acertar con todo el mundo ya que entonces la preparación de la cena duraría todo el año y aun así no conseguirías pleno.

Me gustaría poder conocer anécdotas que os hayan ocurrido en vuestras cenas navideñas corporativas.

Y eso sí, DIVERTÍOS mucho.

8 comentarios:

Jose C. dijo...

Pues a mi a entender, es un acto que debe ser organizado desde RRHH y en estrecha colaboración con el dpto. administrativo. Siempre y cuando sea una cena/comida pagada por la empresa (que hay sitios en los que todavía la empresa "mueve" el tema de la cena de navidad pero que cada uno se pague lo suyo).

En mi empresa (62 trabajadores y en aumento) aparecen los problemas que comentas, pero tenemos bastante claro que es un acto para hacer compadreo por lo tanto se hace lo que los organizadores dicen (así de chulos nos ponemos).

No en serio, conciliar tantas voluntades es un quebradero de cabeza por lo que intentamos ir a un sitio donde cerremos un menú con opciones. Es decir, cerramos un menú donde la gente, una vez en el local, tiene varias alternativas y decide en el momento. Por otro lado, hacemos la reserva de X personas, y si luego fallan (que no suele, el que no puede ir ya te lo dice con antelación), se paga igual según lo que había presupuestado.

Este año un directivo (de bastante peso específico) de la empresa nos ha pedido cambiar el día porque no podía asistir, pero cambiar la fecha hubiera supuesto perder a muchos asistentes. Así que hemos preferido darle calabazas a un directivo que a 15 personas.

Juan Martínez dijo...

Hola José,

Totalmente de acuerdo hay que gestionarlo desde el departamento de recursos humanos en coordinación con el departamento de administración porque sino es un verdadero lío.

Tono dijo...

Yo desde que una de Logística hizo hizo un striptese, no he vuelto a las cenas de Navidad.... me niego. Quedé marcado para todas la vida....aaaaaaagggg

Eso de ver luego a tu D.G. bailando la conga con la corbata en la cabeza, no es serio, y yo soy tremendamente serio.

mar dijo...

Pues para que no os rompais la cabeza los chicos de rrhh con estas chorradicas, para eso justamente he creado yo mi empresa Sapiens comunicación, en la que organizamos todo tipo de eventos, incluídos estos y persegimos al que no se decide por la merluza o el solomillo como perros de presa. Todos esos asuntos que lo único que hacen es haceros perder tiempo para cosas más importantes y que son facilmente externalizables, hay que externalizarlos de una vez. Además, el valor añadid, aparte de que te dejan tranquilo, es que a nosotros nos puedes echar toda la culpa de todo (menos del striptease de la de logística y eso...).

JOSE Mª MARIN dijo...

Me siento muy identificado con todo lo comentado, pero os dais cuenta que ademas de ser un día tarde o noche diferente, nos dice cosas, quien va, quien no va, el porqué no va, como se mueven los grupos, la otra cara de las personas....
Está claro que es un coñazo, nosotros llevamos como 12 años celebrandolo en el mismo sitio, y en cuanto al sitio como está muy muy bien no hay discusión, pero luego que si uno quiere ir a un lado el otro al otro, y bueno el potreo de la confirmación eso es lo peor, pero creo que forma parte de nuestro trabajo.

JOSE Mª MARIN dijo...

Me siento muy identificado con todo lo comentado, pero os dais cuenta que ademas de ser un día tarde o noche diferente, nos dice cosas, quien va, quien no va, el porqué no va, como se mueven los grupos, la otra cara de las personas....
Está claro que es un coñazo, nosotros llevamos como 12 años celebrandolo en el mismo sitio, y en cuanto al sitio como está muy muy bien no hay discusión, pero luego que si uno quiere ir a un lado el otro al otro, y bueno el potreo de la confirmación eso es lo peor, pero creo que forma parte de nuestro trabajo.

Juliamun dijo...

Yo también me siento muy identificada, llevo cosa de 4 o 5 años organizándola,. Y claro de todo se aprende...
el restaurante ya lo tengo mirado desde septiembre, mirado y reservado. El menú lo eligo yo, intentando que se ajuste al gusto mayoritario (dando a elegir entre carne o pescado jeje) este año por primera vez no tengo que llevar el listado definitivo de cuántas carnes y cuántos pescados, el segundo se elige en el restaurante.
Hace unos años me amargaron (más de lo normal jeje, porque en la cena todo el mundo está de cachondeo menos yo que sigo trabajando) pero ese año la verdad que la cena dejó mucho que desear (y eso que el restaurante era de renombre) y fue muy agradable ver como todo mundo venía decirme lo mal que había salido. Por qué no viene todo el mundo a decirte lo bien que está, lo mucho que te lo has currado cuando las cosas salen bien??
Lo mismo pasa con la loteria de navidad, hasta que se deciden, te pagan, luego te piden más....
Ains y luego dicen que por qué no me gustan las navidades!!!

Àlex Vallès dijo...

Hola
La verdad es que es un asunto aburrido la tan cacareada cena/comida de navidad.

Soy de la opinión que RR.HH no debe intervenir. La oficina de gerencia (secretaria) podría organizar el evento pero poco más.

La navidad no me dice gran cosa. Y las cenas de departamento, ... menos
Un saludo