martes, 22 de abril de 2008

¿CÓMO SE DEBE PLANTEAR UN DESPIDO?

Ningún profesional de los recursos humanos, tiene como tarea preferida efectuar el despido de un trabajador de su compañía. Sin embargo, es parte de nuestro trabajo y hay que estar preparados para cuando os toque realizarlo.

Bajo mi punto de vista, lo primero que debéis hacer es recopilar toda la información de los motivos que hacen necesaria tomar la decisión de prescindir de los servicios de un trabajador. Para eso, deberéis hablar con los superiores de ese trabajador que son quienes finalmente toman la decisión, asesorados por RRHH. No olvidemos que los profesionales de recursos humanos simplemente ejecutámos la acción, que ha de venir justificada por unas razones demostrables.

Previamente al despido (salvo en casos muy concretos que justifican el despido inmediato como pillar a un trabajador robando en su puesto de trabajo) debe de producirse un toque de atención o amonestación al trabajador, por parte de su responsable ( a veces también del departamento de recursos humanos) para ver si de esta manera el empleado reacciona y cambia su comportamiento o actitud hacia el trabajo. No olvidéis que, mientras no se demuestre lo contrario, todos merecemos una segunda oportunidad.

Si pasado un periodo razonable tras dicha amonestación observáis que el trabajador continua igual que antes, sin haber cambiado a mejor, sin dudarlo, debéis proceder al despido a este tipo de trabajadores.

El siguiente paso es consultar la legislación vigente en materia laboral para que cumpláis con todos los requisitos necesarios y efectuar correctamente el tipo de despido que corresponda. Recordad que si cometéis defectos de forma, el despido puede volverse en vuestra contra; así que tenéis que prestar mucha atención a esto, porque hasta el más mínimo detalle cuenta.

Después tenéis, que coordinaros con los responsables del trabajador a despedir, para concretar el día exacto en que se va a llevar a cabo el mismo. El momento más propicio para llevarlo a cabo, es al principio o al final de la jornada de trabajo, para evitar que se forme demasiado revuelo alrededor de este tema. Por lo tanto, tenéis que ser discretos y reuniros con el interesado en una sala aislada.

Lo mejor es que lo citéis o que vayais a buscarle indicándole que tenéis que hablar con él individualmente. Una vez reunidos con el trabajador debéis de ir al grano y concretar sin rodeos cual es el motivo de la reunión. Es un momento tenso para él y para vosotros, así que irse por las ramas no os va a ayudar.

Luego, no hay que alargar más de la cuenta la reunión, que va a depender también de la reacción del afectado en función de que se lo pueda esperar o no, de que este de acuerdo o no, etc.

Debéis especificar las razones concretas que motivan esta decisión para que pueda conocerlas y dar su opinión. Otro aspecto importante, es que debéis escucharle, mientras reacciona a esta circunstancia que no es fácil y puede afrontarla de formas muy diversas en función de sus circunstancias, forma de ser, etc.

Ante todo, debéis ser comprensivos y tratar a las personas que acabáis de despedir con humanidad y tacto, porque, por muchos motivos que justifiquen el despido, es una circunstancia complicada, para la persona que se ve en ella. Y aunque no lo creáis la persona despedida lo agradece más de los os podéis pensar.

Otra cosa a considerar, es que debéis hacerlo con tiempo suficiente y no hacerlo en el último suspiro de la jornada, sin ningún tipo de consideración, porque antes que trabajador es persona y como tal tiene que ser tratado.

Tenéis que explicarle de forma comprensible para él, toda la documentación que se le entrega, aclarándole todas las dudas que pueda tener sobre su liquidación, etc.

Debéis ser considerados y flexibles, dentro de lo posible, con los trabajadores despedidos. Por ejemplo, hay que dejarle despedirse de sus compañeros con normalidad. También se le debe permitir recoger sus pertenencias con tranquilidad. Asegurarse de que devuelve todo el material propiedad de la empresa que estuviese en su poder. En caso de que tenga que acceder al sistema informático supervisarle para evitar que pueda dañar algún programa (dependiendo de cada caso).

No debéis sentiros culpables de la decisión, porque es parte de vuestro trabajo llevarla a efecto y vienen motivadas por circunstancias ajenas a vosotros. Posiblemente, la primera vez que debáis despedir a alguien, lo vais a pasar igual de mal que el afectado.

Personalmente considero, que independientemente de que el responsable del trabajador despedido, esté en la comunicación del despido o no, debe hablar personalmente con él, después de que el departamento de personal le informe del mismo. Es positivo para todas las partes.

También, es necesario hablar con el resto de los miembros del equipo del trabajador despedido, para evitar rumores infundados, que hagan que se alarmen innecesariamente.

Inicialmente, el trabajador despedido estará dolido, sin embargo, cuando pase el tiempo se acordara de la forma en que se llevó a cabo el despido y de cómo fue tratado durante el mismo. Así que si lo hicisteis de forma humana y profesional tendrá buenas palabras para vuestra organización.

Los trabajadores que vivan esta circunstancia tienen que intentar superarlo lo antes posible asumiendo su parte de culpa y aprendiendo de esta vivencia para no volver a cometer el mismo error.

8 comentarios:

Ade dijo...

Tal y como lo planteas, hablamos de un despido disciplinario e imagino que la situación final que describes es un tanto idónea aunque no real. Es decir, esa amabilidad, esa palmadita en la espalda y ese buen ambiente, quizás no se presente siempre.
De todos modos, muy buen artículo y espero que todos los que tienen la facultad de despedir, sigan tus buenos consejos.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Ade,

Me refería a un despido a nivel general sin especificar y en función de las particularidades de cada caso adaptarlo.

El buen ambiente hay que intentarlo tener siempre aunque hay veces que la tensión es inevitable.

Me alegro que te haya gustado.

La verdad que hay que saber desarrollar esta facultad. Yo no me acabo de acostumbrar y eso que me toca despedir más de lo que me gustaría.

Senior Manager: dijo...

En las multinacionales existe un manula de despido que se acerca mucho a tu post en el contenido... Este manual también incluye un protocolo en el que el empleado despedido es escoltado en todo momento por algún supervisor o gerente mientras recoge sus cosas y hasta que abandona las oficinas de la empresas...

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola SM,

La verdad que ese protocolo tan rígido de las multinacionales nunca lo he entendido porque tratan a los empleados despidos con mucha frialdad. Ante todo hay que tratar a las personas con humanidad.

intoku dijo...

Bien, y luego tenemos las 2 teorías respecto al día, no?

La del lunes por la mañana y la del viernes por la tarde... nunca estoy seguro de cuál es la "mejor"!

Anónimo dijo...

Preguntale a tu "hermano" Truque como hace el los despidos. El viernes a falta de 5 minutos de que finalice la jornada es lo que le gusta a el.
Es un poco tonto del culo, pero eso ya lo sabeis vosotros.

Lo de la humanidad no va mucho con él.

Anónimo dijo...

como este tal "truque" puede hablar de dialogo si ahora mismo tiene en el poligono la serreta de molina del segura a "X" personas en condiciones infrahumanas (sin aseos, sin un lugar de refugio, sin comedor donde poder Comer y hacer sus descansos y sin agua potable una de las cosas mas primordiales) asi que este "señor" deque recursos humanos habla. O ESTA HABLANDO DE RECURSOS INFRAHUMANOS??????

Anónimo dijo...

El señor Truque,sabra mucho de como despedir a los trabajadores sin despeinarse,pero de lo que no tiene ni idea es de relaciones humanas,sino que se lo pregunten a los trabajadores de Sogesol (Torre Pacheco)que por estos motivos y algunos mas le han declarado una huelga para el miercoles 28.