domingo, 30 de septiembre de 2007

ACEPTAR LAS CRITICAS

En la sociedad actual, las personas no llevamos bien el recibir críticas a nuestra labor, de cualquier faceta de nuestra vida, de otros individuos cercanos a nosotros.

Tenemos que darnos cuenta que el que otras personas nos indiquen aquellas cosas que podemos o tenemos que mejorar de nosotros mismos, no es negativo, sino todo lo contrario, peor seria que no nos dijesen nada directamente y posteriormente se dedicasen a chismorrear sobre nuestros defectos o debilidades con el prójimo (cosa habitual...).

Mucha culpa de esto radica en la teoría de la perfección que nos quieren inculcar a todas las horas en el siglo XXI. Esto es algo erróneo, porque para llegar a la perfección, antes tenemos que encontrar aquellas cosas a mejorar de nosotros mismos. Una vez conseguido esto podremos ponernos a mejorar nuestras debilidades y conseguir pulirlo al máximo de nuestras posibilidades.

Siento decepcionaros, pero el individuo perfecto no existe. Las personas que se consideran perfectas suelen ser las que más defectos tienen. Simplemente se niegan a ver la realidad y viven en mundo paralelo al del resto de mortales.

El recibir críticas (constructivas) es positivo porque nos puede permitir ver errores imperceptibles a nuestros propios ojos y así ponernos a trabajar para mejorarlos.

La crítica siempre debe ser constructiva, es decir, se produce para ayudar a otra persona a conocer sus carencias o debilidades y poder ponteciarlas a partir de ese instante.

No las confundamos con sus contrarias, las críticas destructivas o maliciosas. Éstas van a intentar ridiculizarnos o avergonzarnos antes otros individuos. En la mayoría de los casos, la persona que las realiza nos ve como una amenaza o peligro, producido por su total inseguridad.

Por lo tanto, las personas que nos indican aquellos aspectos a cambiar de nosotros mismos, nos quieren ayudar, haciéndonos ver lo que no queremos o podemos ver.

No olvidemos, que los buenos amigos, son aquellos que nos dicen lo que piensan u opinan sobre nosotros y nuestros actos de forma sincera. Tenemos la idea equivocada de que los amigos nos tiene que decir lo queremos oír, sin embargo es todo lo contrario. Incluso a veces (la mayoría) nos enfadamos por sus comentarios, cuando ellos lo que nos dicen es para que intentemos mejorar.

Tenemos que saber encajar las críticas de aquellas personas que nos rodean en nuestro día a día, a nadie nos gusta, que nos digan cosas a mejorar, sobre nuestro trabajo, nuestra vida o nuestra persona. Seria peor que no nos lo dijesen a la cara.

Es excelente recibir criticas ya que nos hacen ver aquello que debemos mejorar, para conseguir ser mucho más exigentes con nosotros mismos.

Y para finalizar un dicho popular que decía mi abuela Amparo para que penséis en ello y me deis vuestro parecer. "El que bien te quiere te hará llorar"

1 comentario:

mujer_drojo dijo...

Juan, felicidades por el artículo!!!!! Nadie es perfecto... somos humanos, y se aprende de las cosas buenas y de las cosas en las que nos podemos equivocar para mejorar pero nunca para vapulear a otras personas...

Un saludo,

mujer d rojo