miércoles, 30 de enero de 2008

LAS ENTREVISTAS, AL DETALLE

No deja de sorprenderme día a día una serie de conductas que se producen habitualmente en la relación concertada de forma no espontánea entre los entrevistadores y los demandantes de empleo.

Voy a proceder a indicar aquellas situaciones o aspectos que más me siguen sorprendiendo a pesar de mi experiencia profesional en el mundo de la selección de personal, sin más dilación voy a comenzar:

1.- Los profesionales que seleccionamos personal para nuestras organizaciones exigimos puntualidad a los candidatos para que lleguen a tiempo a realizar su entrevista, teniéndo el llegar tarde sin avisar como aspecto negativo. Eso sí, cuando los que hacemos esperar somos los entrevistadores a los candidatos no le damos importancia y hay muchos que ni piden excusas al candidato que hacen esperar. Incluso, algunos lo usan para incrementar la tensión de los candidatos. ¿Es su tiempo menos importante que el nuestro?

2.- El vestuario elegido para realizar una entrevista también suele ser importante; los entrevistadores suelen acudir con una vestimenta rigurosa y formal, además de ir aseados de forma pulcra (o al menos, es lo que esperamos). Eso si hay candidatos (los menos) que acuden a realizar una entrevista como el que va a comprar el periódico o como si fuese de marcha un sábado noche. ¡Por favor! Tenemos que pensar que se está buscando trabajo, así que se tiene que seguir el protocolo establecido y conseguir la finalidad principal de no llamar la atención por el aspecto.

3.- ¿Qué me decís de aquellas cosas que se dicen por quedar bien y se mete la pata hasta el fondo por bajar la guardia? ¿Cuántos candidatos, por tener una idea en su cabeza de la persona que les va a entrevistar sin conocerle, le confunden por otra persona a la hora de recibirlo? Así que hay que tener en cuenta que la gran mayoría de las veces las cosas no son lo que parecen ser. También están los errores por nuestra parte ya que si se tiene un mal día es habitual equivocarte de nombre a la hora de llamar al candidato, quedarte en blanco, etc.

4.- Los candidatos tienen que entrar a la entrevista con los teléfonos móviles apagados para no interrumpir la entrevista. Los entrevistadores tienen que realizar las entrevistas sin interrupciones, a no ser que sea algo muy urgente que no pueda esperar a finalizar esa entrevista, en caso de que pase esto tendremos que pedir disculpas al entrevistado, porque, aunque estemos en nuestro hábitat habitual, hay que tener respeto y educación a las personas que invierten su tiempo en realizar una entrevista para buscar un trabajo en nuestra compañía.

5.- Hay profesionales que se olvidan en algún momento que en las entrevistas el que tiene que hablar la mayor parte del tiempo es el entrevistado para poder obtener nosotros la información que necesitamos tener de cada candidato. Así que nada de hacer un monologo por tu parte y no dejar hablar al entrevistado ya que eso es un error que va a producir un efecto negativo en la persona que es entrevistada. No eres el centro de atención en todo momento, así que lo fundamental es que en las entrevistas realices un papel de observación y guía para conseguir los fines de tu compañía, que no son otros que dar con el perfil más idóneo en todos los sentidos.

6.- En las entrevistas ambas partes tienen que prestar atención y escuchar atentamente a lo que se nos pregunta o responde. ¿Cuántas veces nos encontramos con candidatos a los que les preguntamos sobre un aspecto en concreto de su trayectoria y nos responden sobre otra cosa totalmente distinta por no estar atentos? También tenemos el caso contrario entrevistadores que preguntan varias veces lo mismo por no preparar previamente la entrevista. Sino hemos entendido la pregunta que nos formulan o la respuesta que nos dan hay que hacerlo saber para poder contestar o responder lo concreto y solicitado.

7.- Una cosa muy curiosa en la fase previa a la entrevista, es cuando comienzas a llamar a los candidatos que cumplen el perfil para citarles a una entrevista. Hay personas que responden a la llamada y te dicen no puedo hablar, entonces para que respondes por favor. También están aquellos que no tienen muy claro a donde han enviado su candidatura ya que te da la sensación que tienen poco interés. Por otro lado tenemos a los candidatos que les va mal a todas las horas posibles que les sugieres; ¡chiquillo! que las empresas no están abiertas las 24 horas del día, no olvidemos que el que busca trabajo tiene que mostrar interés y tiene que buscarse la vida si le interesa la oferta para poder acudir a la entrevista. Además tenemos aquellas empresas que te avisan el jueves por la tarde para citarte a una entrevista para el viernes a las 9:30 de la mañana sin caer en que los candidatos pueden tener vida o trabajo. Así que un poquito de previsión a la hora de concertar las entrevistas ya que hay que ser coherente por ambos lados.

8.- Cuando nos están preguntando algo o contestando a alguna pregunta por cualquiera de las dos partes (entrevistador o candidato) no interrumpir o cortar a la otra parte y, si se hace, hay que pedir disculpas; tienes que recordar que no estás con tu novia ni con tus colegas en un bar, sino en una entrevista de trabajo con un extraño al que no conoces prácticamente de nada.

9.- Los que realizamos las entrevistas tenemos que preguntar aquellas cosas de la trayectoria profesional y personal del candidato estrictamente necesarias, nada de preguntar cosas que pertenecen a la vida privada de cada persona y que no nos aportan ninguna información vital. No es lo mismo preguntar cual es tu estado civil que si tienes pareja y en el fondo estamos preguntando lo mismo de diferente forma.

10.- Para finalizar la coletilla preferida de los entrevistadores "te indicaremos en los próximos días en qué estado ha quedado tu candidatura". Muchos de ellos no lo hacen; no hay que prometer cosas que luego no se hacen ya que al final no quedas tú mal sino la empresa a la que representas. ¡Por favor! Un poquito de formalidad que estamos tratando con personas que están en la misma situación en la que hemos estado nosotros en algún momento.

Me gustaría conocer con cuál de todas estas situaciones os sentís más identificados o alguna otra que me haya podido dejar y que consideréis importante resaltarla.

12 comentarios:

Quijo dijo...

Lo peor de todo es cuando te das cuenta que el entrevistado no tiene ni idea de hacer entrevistas y que pregunta cosas por preguntar y sin sentido y que lo más importante lo pasa por alto!!

Juan Martínez dijo...

Lógicamente todos en un momento hemos sido entrevistados sin experiencia, sin embargo, eso no es excusa para ir sin preparar las entrevistas. No podemos ir a la aventura ya que así las cosas salen normalmente mal.

De todas formas tampoco tiremos la toalla por un rechazo o varios.

Tenemos que analizar el porque nos dijeron no y aprender de los errores.

Mario Naranjo dijo...

Siendo yo un chaval me presenté a una entrevista de un importante banco, junto con una amigo, como criba final después de haber pasado varias pruebas de selección, en las que yo había obtenido mejores resultados y mi expediente académico era bastante superior al de mi amigo. Le dieron el trabajo a él, y la decisión se tomó fruto de breve charla con un entrevistador, que tal vez decidió porque eso sí mi amigo era bastante mas atractivo físicamente que yo o su traje era de mejor marca que el mío, o tal vez los tonos de su corbata combinaran mejor con la camisa.

Yo me jacto de tener un cierto ojo clínico para escoger y en las pocas ocasiones que he tenido que hacerlo no he seguido alguno de los puntos que has mencionado y no me he equivocado con las personas que he contratado. La mayor parte de las veces no fueron las que mejor vestidas iban, ni eran las más atractivas físicamente, ni las más serenas durante la entrevista. Pero sí resultaron ser las más sinceras, las más trabajadoras y las más eficientes.

Ir a una entrevista no debería tratarse de interpretar un papel como sin de un actor se tratara e intentar aparentar lo que uno no es, fingiendo ser lo que otros esperan que seas durante media hora.

De ahí el gran error de los entrevistadores, no saben ver más allá de las apariencias.

Juan Martínez dijo...

Hola Mario,

Comparto tu opinión al 100%. Hay que tener en cuenta estos aspectos que indico sabiendo ver más lejos porque efectivamente a veces lo que parece ser no es y al reves.

Tenemos que saber leer el mensaje real que se esconde detrás de cada entrevistado, ya que no se trata de interpretar un papel sino de ejercer una profesión de forma correcta para dar con el candidato idóneo.

Además yo creo que cuando uno lleva mucho tiempo haciendo entrevistas tiene un sexto sentido por el cual hay que dejarse llevar cuando uno tiene dudas.

Anónimo dijo...

Juan quiero felicitarte por este articulo, que tiene mucho de verdad, aunque he echado de menos aquello de "yo voy a serle o ser, sincero, porque soy sincero", dime de que presumes....
Para mí hay dos cuestiones importantes en la entrevista admeas de todo lo que habeis comentado, una es intentar fidelizar a ese posible trabajador desde el punto de vista de hacerle ver que el proceso es muy importante para el y para la empresa, y que debemos profundizar ambas partes para considerar si el es interesante para nosotros y nosotros para el.
Por otro lado al final de la entrevista y despues de haber sido esponjas, intentar vender el proyecto de la empresa, aunque a veces en determinadas empresas esto no sea fácil.
Insisto Juan, me gustó mucho.

Un saludo.
Jose María Marin.

Juan Martínez dijo...

Hola José María,

En primer lugar gracias por seguirnos y por dar tu opinión.

Tienes razón lo de la sinceridad es muy relativo ante todo hay que ser uno mismo.

Además esta claro que hay que aunar esfuerzos porque el interés es mutuo. Tenemos que ver si ese candidato nos encaja y a la vez encajarle a el.

También hay que saber transmitir la realidad del proyecto y saber captar el interés e cada candidato por muy difícil que sea.

Marisol dijo...

Hola a todos,

Vuestro blog es muy útil (he recurrido a él muchas veces buscando resolver dudas que tenía y me habéis ayudado!) y, en particular me ha gustado este artículo.

Llevo ya unos cuantos años en esto y he visto estas situaciones (tanto por parte de entrevistadores como de entrevistados) y más... candidatos que no se presentan a la entrevista y ni siquiera llaman para cancelarla aún sabiendo que les has citado a última hora de la tarde porque no podían venir a otra hora y que les estás esperando (cosa más frecuente de lo que puede parecer inicialmente),sólo por poner un ejemplo...

Un saludo a todos y gracias por vuestra ayuda.
Marisol

Juan Martínez dijo...

Hola Marisol,

En primer lugar darte las gracias por seguirnos.

La verdad que eso que comentas da mucha rabia. Muchos profesionales nos amoldamos a los horarios en los que los potenciales candidatos pueden acudir a realizar una entrevista y luego no acuden.

Tienen que saber que muchas veces es fuera de nuestro horario y que lo menos que podían tener es un poco de respeto y educación hacia los demás. A mi este tipo de personas con esto ya me han demostrado todo por muy buen perfil que puedan tener.

Saludos,

Juan Martínez

Anónimo dijo...

Hola a todos: Yo he pensado en escribir un libro con las anecdotas de las entrevistas. Al final acabas pensando que la gente no quiere trabajar. Especialmente me cuesta mucho trabajo encontrar administrativos. Es verdad que para ser administrativo no hace falta 6 carreras pero encontrarte a gente que te dice " Si, si yo soy experta en informatica, se wol, excell y pain point".Y quedarse tan ancha.Tambien entreviste a una chica que despues de la entrevista le dije que tena que hacerme un pequeño test de unos 10 minutos. La deje sola para que hiciese el test sin presion y cuando volvi se habia ido. No sé ni por donde salio porque el pasillo lo veo desde mi despacho, pero no dijo ni adios. ¿Lo mejor de todo sabeis que es? Que a las dos semanas me volvio a mandar el curriculum para otro puesto. La llame y le pregunte que si venia a terminar el test.
Os pongo estos dos ejemplos que son los que mas recientes tengo pero hay un monton. Mis preferidos son los curriculum con carta de presentacion en los que pone cosas como "ola k tal busco trabajo"
Gracias por todo

Un saludo

Alicia Parreño

Juan Martínez dijo...

Hola Alicia,

La verdad es que entre todos podríamos escribir una enciclopedia con las anécdotas más curiosas. A veces parecen ficción aunque sean realidad muchas de las cosas que nos pasan en este mundillo.

A mi una que me gusta mucho es un curriculum que recibí hace tiempo con manchas de todo tipo y condición.

Saludos y gracias por seguirnos,

Juan Martínez

Anónimo dijo...

Hola Juan;
Esto que has dicho de las manchas de todo tipo, la verdad es da lugar a muchas interpretaciones, jeje, el efecto levinski, bueno alicia, has landazo una idea que me parece fantastica, "ANECDOTAS EN ENTREVISTAS" es cojonudo y permitirme la vulgaridad, pero es así, hay un monton de anecdotas, a mi una vez me aparecio un sordo mudo vaya aprieto al final con lapiz en mano, explicandole.., bueno, y si no en los despidos, para escribir otro libro, una vez en un despido la trabadora saca el movil y llama a su madre y me dice "ahora se lo explicas tu" jaja, y yo con la madre "si su hija no es mala trabajadora, solo que bueno... que no terminaba de adaptarse" bueno amigos que por lo menos en nuestros sin sabores que a balon pasado echemos unas risas.
Por cierto TONO sigo sin poder entrar.
Jose Maria Marin.

Marisol dijo...

Hola,

Lo mejor de hablar con personas que nos dedicamos a los Recursos Humanos es ver que esas "anécdotas curiosas" no sólo nos pasan a cada uno de nosotros (que a veces una llega a pensar si es que tiene imán para ese tipo de cosas, sino que todos tenemos muchas para elegir!

Un saludo a todos!
Marisol